Estás en: Animanga > Noticias > Este adorable Shiba Inu que no quiere dormir triunfa en las redes

Este adorable Shiba Inu que no quiere dormir triunfa en las redes

Maru es el Shiba Inu más famoso del mundo, seguido por más de 2.5 millones de usuarios.

Elías Fraga
05/10/2018 09:36

Lo cierto es que este Shiba Inu es ya todo un "personaje" conocido en el país del sol naciente. Seguramente estemos hablando del perro más famosos de todo Japón, con más de 2.5 millones de seguidores en Instagram. El perfil de Maru se volvió viral en 2015 al parecer que siempre está sonriendo, lo que le da a este perro una apariencia agradable. Y sí, en Japón es bastante común que algunas mascotas tengan perfiles sociales con miles o millones de seguidores.

Muchos de sus post se viralizan de forma rápida en las redes sociales niponas, seguramente por vídeos como el siguiente, en donde Maru se muestra en desacuerdo con su dueño cuando ha decidido que es hora de dormir. Cuando el dueño decide colocar su futón todas las noches, Maru decide que es buena hora para jugar realizando un show muy divertido y adorable. Maru intenta evitar, jugando, que su dueño prepare el futón, coloque las sábanas y se acueste.

Maru es un perro que cuenta ya con 11 años, así que se está haciendo muy mayor rn lenguaje canino, sin embargo, mantiene su vitalidad intacta. Estos dos vídeo recientes muestran cómo el Shiba Inu más famoso del mundo no tiene intención de irse pronto a la cama todos los días, al menos no antes de jugar un poco más.

Shiba Inu, una raza originaria de Japón

Para los que no lo sepáis, el Shiba Inu es uno de los perros más conocidos y elegidos como mascotas en el país del sol naciente. Es normal, ya que se trata de una de las 6 razas de perro originarias de Japón, siendo el Shiba Inu la más pequeña de ellas. Originalmente utilizado para la caza, se le considera una de las razas de perro antiguas que todavía quedan en el mundo. Descendientes de los perros salvajes del sur de China, hay indicios de su existencia en Japón en el 2000 a.C.

Se trata de un perro muy afectuoso con sus dueños, una gran mascota. Se lleva bien con los peques de la casa, siendo además muy buen guardián de la misma. Es un perro que puede adaptarse a la vida en un apartamento y suele llevarse bien con el resto de mascotas. Es una raza muy inteligente, motivo por el que a veces puede llegar a innovar alguna orden.

Otra curiosidad es su nombre. El origen del nombre Shiba Inu no está claro, al menos en parte. "Inu" significa perro, así que esta parte está clara. Pero hay tres teorías para la palabra "shiba". La palabra significa "pequeño arbusto", así que no son pocos los que creen que a este perro se le llamó así por el tipo de animales que solía cazar. Otra posible teoría es que los arbustos en otoño adquieren un color rojizo similar a los del Shiba Inu, por eso se le llamó así. Por otra parte el antiguo significado de "Shiba" es "pequeño" o "poco" y, aunque ahora es una definición en desuso, bien podría ser el motivo de su nombre.

Noticias relacionadas
1 comentarios
¿Quieres ver toda la actividad de la comunidad?Visita nuestra Red Social
Mensajes recientes
Armnd
Armnd 05/10/18 10:46:47
00
Pues qué curioso, porque yo tenía uno, y era súper violento. Literalmente, gato que pasaba por mi casa era gato muerto; no me alcanzan los dedos de las manos para contar todas sus víctimas mortales. También mataba palomas, no sé cómo lo hacía, supongo que aprovechaba cuando tocaban tierra y entonces iba a por ellas. Incluso trataba de morder a la gente si tomaban sus cosas (porque era muy posesivo con sus juguetes). Curiosamente, lo altanero se le quitaba cuando mi abuelo estaba cerca, supongo que él era la única persona que verdaderamente respetaba.

Pero con quienes era realmente agresivo era con otros perros. Era súper fiero, en serio, jamás tuve un perro más bravo. Por ello, en la casa teníamos que mantenerlo alejado de mis otros perros, puesto que de otro modo probablemente uno u otro acabaría muerto. De hecho, murió por las heridas que le profirió otro de mis perros tras una pelea (mi madre se descuidó un momento, y el astuto can se escapó a por esa última batalla). El otro perro era más grande y joven, y él ya era bastante viejo, por lo que el resultado era natural.

En cierto modo fue un final poético, porque un perro que vivió luchando y desprendía la auténtica aura de un guerrero merecía acabar de igual modo, como un samurái que se consume en batalla en lugar de apagarse poco a poco, como una espada que se rompe en medio de un duelo en lugar de mellarse lentamente. Ese momento, aunque trágico y doloroso, fue como el epítome de su vida, como un final prometido por el destino. Pensar en ello todavía me llena de tristeza, pero también de algo más, algo que no sé explicar, pero que me conmueve inexplicablemente.
0 0
Utilizamos cookies para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede obtener más información pulsando 'aquí'.